domingo, 19 de febrero de 2017

EL OLFATO

La nariz sirve para sentir los olores que viajan por el aire. ¿sabías que la nariz se comunica con las orejas y los ojos a través de pequeños orificios?, por eso, a veces, cuando estamos resfriados nos duelen los oídos, pues los moquitos llegan al oído y los hacen enfermar. También por estar unidos con los ojos, cuando lloramos mucho, nuestra nariz comienza a moquear.

No todas las narices son iguales ni tienen la misma forma, es lo que da la personalidad al rostro, por eso podemos reconocer a muchas personas solo con ver la foto de su nariz.

Con la nariz reconocemos olores, algo muy importante en algunas ocasiones, como cuando hay un escape de gas u olemos pescado en mal estado, esto hace que se eviten accidentes.
Podemos reconocer los olores con los ojos cerrados, aunque cuando estamos resfriados no podemos oler casi nada. También es importante no respirar el aire con olores demasiado fuertes pues pueden ponernos malos.

 Cuando nos resfriamos, la piel del interior de nuestra nariz se seca. Para curarla, la nariz produce un líquido que echa fuera y comenzamos a moquear. Cuando mamá o papá nos echan suero en la nariz también están ayudando a curar el intrerior de nuestra nariz, así moqueamos menos.
En la página para nuestro cuento hemos clasificado las imágenes en olores agradables y desagradables. Pero también hemos hecho varios juegos con nuestra nariz:

 

- Nariz detective.
Para discriminar olores agradables y desagradables: canela, hiervabuena, naranja, cebolla, huevo, jabón, colonia... Los olemos y decimos por qué nos gusta o desagrada, imcluso nos tapamos los ojos e intentamos discriminar a qué huele.


- Rueda de olores.
Para identificar olores. Olemos y pasamos al compañero para oler todo tipo de olores.



-Saquitos de olor.
Elaborando pequeñas bolsas de aromas para ambientar nuestos armarios. La seño fabrica el contenido de las bolsitas con sal y esencia de naranja, remueve con una cuchara y nosotros echamos un poquito de esta mezcla en un trozo de tela que anudamos con una gomilla. Lista para perfumar.



Hemos aprendido mucho de este sentido, por eso siempre procuraré mantener mi nariz muy limpia y no me meteré los dedos por sus agujeros, utilizaré el pañuelo para que siempre esté sana y pueda realizar muy bien su función.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada